La criminología científica, o criminología a secas, son los conocimientos relacionados a la criminalidad como un fenómeno que involucra o bien un individuo o la sociedcriminologistad en su conjunto.

Las personas que ejercen la criminología estudian los casos tanto individuales como en su conjunto para buscar explicar las razones que llevan a un individuo a tener conductas antisociales y cometer crímenes. También estudia al individuo en sí que cometió al crimen, denominado criminal, al individuo que padeció el crimen, denominado víctima, y también las reacciones que estas conductas provocan en la sociedad.

Historia de la criminología

Ya para la Edad Media e incluso para la antigüedad había una tendencia al estudio de los casos criminales. Esto se infiere de los estudios de algunos de los principales filósofos como Sócrates, Platón y Aristóteles, por mencionar solo a algunos.

Algunos de los filósofos aseguraban que la conducta criminal era una conducta hereditaria, por lo que si un individuo la padecía, probablemente su familia también.

Se aseguraba que los cráneos de las personas que cometían crímenes eran diferentes al resto. Esto lo concluyeron luego de estudiar el cráneo de más de 5 mil cráneos.

Desmentidas estas teorías y hoy en día totalmente rechazadas, lo cierto es que en todas las sociedades siempre ha habido la tendencia a buscar el origen de la conducta criminal. La criminalidad es una conducta aprendida o asumida y no heredada.

La criminología como ciencia

Aun cuando hay discrepancia por parte de algunos autores de aceptar a la criminología como una ciencia, hay otros que sí la consideran como tal. Sea o no ciencia, la criminología en todo caso busca estudiar tanto la naturaleza del delito cometido como el estudio psicológico de los criminales.

Algunos autores

Para profundizar en este tema hay algunas obras de autores latinoamericanos que puede consultar:

  • José Ingenieros
  • Ricardo A. Oxamendi
  • Morales Coello
  • Luis Carlos Pérez
  • Huárcar Cajías
  • Hugo César Cadima y
  • José Rafael Mendosa.